Prácticamente el 90% de las empresas que nos contactan para una asesoría, nos incluyen como objetivo principal, aumentar las ventas, obtener más clientes, ganar más dinero…

Cuando comenzamos a trabajar con ellas para generar una estrategia, muchas de ellas ni siquiera tienen claro quienes son, a dónde se dirigen y en qué mar están navegando.

Cuando buscamos impulsar una marca, lo más importante es ser muy conscientes de dónde estamos, hacia dónde vamos y cómo llegar a ahí.

Realizar este proceso nos permitirá obtener perspectiva, claridad, enfoque y sobre todo concretar las acciones para alcanzar nuestros objetivos de manera real. Lo que conllevará aprovechar al máximo los recursos, optimizando la inversión.

En la actualidad existe mucha competencia ahí afuera, y una de las claves que marca la diferencia es conocer al otro igual que a uno mismo. Cuanta más consciencia del estado en el que está una marca, empresa o producto, más efectividad y fuerza le podemos dar a las acciones.

Una forma muy gráfica y clara de obtener esta información es hacer un Análisis DAFO, que nos servirá para identificar los aspectos que actúan en nuestro favor y en nuestra contra.

Para ello cogeremos papel y boli, ordenador y tecla, y realizaremos 4 columnas donde apuntaremos todo lo que se nos ocurra respecto de nuestro negocio:

ANÁLISIS INTERNO: de nuestra marca, producto

  • DEBILIDADES: aspectos internos que representan una limitación para la empresa y los buscamos para establecer soluciones.
  • FORTALEZAS: todo lo que diferencie a la empresa de los competidores para impulsarlas.

En este caso nos enfocaremos en cada área de nuestra empresa: producción, marketing, personal, estructura, finanzas, formación… 

ANÁLISIS EXTERNO: de los aspectos que no dependen de la empresa, pero que le afectan de uno u otro modo

  • AMENAZAS: externas que representan un riesgo para el funcionamiento de una empresa.
  • OPORTUNIDADES: o posibilidades externas de negocio para aprovecharlas.

Aquí es importante observar bien el mercado, el público y la evolución de su comportamiento, la demanda, la competencia…

Es importante tener en cuenta las situaciones pasadas y actuales, para proyectar el comportamiento o evolución hacia futuro y poder actualizar y adaptar nuestro negocio encontrando siempre las oportunidades dentro de cualquier situación.

Es muy importante ser muy sinceros y tomarnos nuestro tiempo para completar la tabla.

Cuando enfocamos la energía en una idea, de alguna manera atraemos las respuestas hacia nosotros. Por eso aconsejo que te tomes varios días para completarla y que la tengas a mano, pues irán sucediendo cosas en tu vida que te vayan dando pistas (una conversación, una situación vivida, una palabra leída…).

Si te sientes atascado o atascada, una de las mejores formas de completar este listado es hacer el siguiente ejercicio:

Con cada uno de los listados, pregúntate qué te contestarían las personas que conoces: ¿Cuáles son las amenazas que me diría mi madre que tiene mi negocio? ¿Y cuales me diría mi padre? ¿Y mi hermano? ¿Y el panadero? ¿Y cuales me diría un niño? ¿Y mi profesor del instituto?

Lo ideal es que escojas personas muy diferentes, cuanto menos tengan en común mejor. Puedes elegir incluso un famoso, gente desconocida… es lo mismo. Lo importante es que actuarán de espejo y te permitirán sacar información que a nivel consciente a veces no reconocemos.

Recuerda, la clave para impulsar un negocio es conocerlo tanto por fuera como por dentro.

Si quieres que te acompañemos en este proceso para establecer una estrategia adaptada a tu situación y tus necesidades:

CONTÁCTANOS Y TE ASESORAMOS

Rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad para resolverte cualquier duda que te surja.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
width alt_text
¡Hola! soy Lorena 👋
Pregúntame, estoy aquí para asesorarte 😊