Con la pandemia que estamos viviendo, un porcentaje altísimo de empresas y negocios se han visto enormemente afectados y muchos de ellos en la tesitura de echar el cierre.

Los que han sobrevivido ahora ponen todo su afán y esfuerzo en recuperarse para poder  alcanzar de nuevo la “normalidad”.

Una de las aportaciones que nos deja esta situación, a las empresas en general, ha sido la de tomar consciencia de que no son las personas las que se adaptan a los negocios, sino los negocios los que están al servicio de las personas y se adaptan a ellas, a su conducta de consumo y a las nuevas condiciones externas que puedan surgir.

Pero… ¿es suficiente con “aguantar” estos meses de confinamiento, y ahora “salir adelante”? ¿O es necesario algo más?

¿Está tu negocio preparado para sostener esta situación de nuevo?

¿Te has adaptado ya a la gran cantidad de posibilidades de negocio que tienes?

¿Ha visto una oportunidad de negocio en esta situación?

Revisar muy bien todas las posibilidades, requiere de tomar un tiempo y tomar perspectiva de la situación, prestando especial atención al pasado y al futuro. Para ello, el presente nos aporta mucha información sobre las acciones tomadas en el pasado, así como toda la información para proyectarnos al futuro, anticipándonos a muchos de los aspectos o tendencias que se preveen.

Y no es cuestión de preocuparse, sino de ocuparse, de innovar, de impulsar, de transformar nuestro negocio en algo más, de llevarlo al siguiente nivel. De ver qué puedo hacer en este momento con lo que tengo, así como ver a dónde quiero y puedo llegar utilizando las posibilidades que tengo.

Aventurarme a realizar un estudio así, sin tener en cuenta el estado actual de un negocio es inviable, sin embargo te dejo con algunas de las áreas sobre las que puedes enfocarte, dándole respuesta a esta propuesta de preguntas:

PÚBLICO OBJETIVO

La clave: la SOLUCIÓN

  • ¿QUÉ NECESITA MI PÚBLICO OBJETIVO? – el súmmum de las preguntas. Encontrar la necesidad para ofrecer una solución.
  • ¿Cómo es el perfil mi cliente objetivo principal? ¿Y el secundario? – rango de edad, género, nivel adquisitivo, nivel de estudios…
  • ¿Cómo es su estilo de vida, sus gustos, sus aficciones?
  • ¿Dónde encuentro o dónde capto a ese público? – físicamente, redes sociales, anuncios…
  • ¿Cómo es su comportamiento de consumo? – Impulsivo, comparativo…

PRODUCTO/SERVICIO

La clave: la INNOVACIÓN

  • ¿Qué ofrece mi producto o servicio a mi público? ¿En qué aspectos les hace más llevadera la vida? – O lo que viene siendo, qué necesidad satisface mi producto o servicio.
  • ¿Qué experiencia emocional satisfado en mi cliente con mi producto o servicio?
  • ¿Qué características distintivas tengo yo respecto de otros productos o servicios similares?
  • ¿Puedo innovar y aportar algo más a los clientes? ¿Puedo llevar la experiencia más allá?
  • ¿Puedo redefinir mi producto o servicio? ¿Estoy abierto a cambiar algo de él?

COMPETENCIA

La clave: la DIFERENCIACIÓN

  • ¿Cuál es mi competencia? – Si tengo un negocio físico es importante ver la competencia de la zona, así como a nivel digital.
  • ¿Qué productos venden y cómo lo hacen?
  • ¿Cómo se dirigen al público? ¿A través de qué canales?
  • ¿Hay algún área/producto/servicio que no aporte la competencia? – o lo que es lo mismo, encontrar alguna necesidad del cliente común que no satisfaga la competencia y que puedas aportar o complementar.

DIGITALIZACIÓN

La clave: la ADAPTACIÓN

  • ¿Está tu negocio digitalizado?
  • ¿Tus servicios están adaptados al consumo digital?
  • ¿Es posible hacer llegar tu producto o servicio a tu cliente sin salir de casa? 
  • ¿Cómo puedo llevar la experiencia de cliente hasta su hogar?
  • ¿Es viable generar un producto digital complementario a mi oferta principal?
  • ¿Cómo llego a un cliente que no es un consumidor digital? ¿A través de quién? – Si una parte de mi público es de corta o avanzada edad 

Es importante recordar que, aunque es importante despuntar de la competencia, la clave está en el equilibrio, entre eso y adaptarnos al consumidor, generando el cambio nosotros. Esta opción es una de las que más difícilmente aceptan las empresas, aunque muchas veces es la más viable y rentable a medio y largo plazo.

Muchos de los nichos de mercado están sobresaturados de posibilidades y es importante buscar el equilibrio entre agotar los esfuerzos en competir, o encontrar/cambiar/complementar nuestro negocio con otras áreas también demandadas por el cliente.

Para ello la clave es enfocarnos en las necesidades de un cliente y desarrollar un producto o servicio que, siguiendo la esencia de nuestro negocio y aprovechando sus puntos fuertes, pueda ofrecerle una solución.

 

Para revisar muchos de estos puntos, te recomiendo leer este artículo donde explico cómo hacer una auditoría de tu empresa o marca.

Estas y otras muchas son las claves que vemos en CreaccionArte con el servicio de Asesoría y Estrategia Empresarial.

CONTÁCTANOS

Si quieres descubrir todas las posibilidades de crecimiento de tu negocio.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
width alt_text
¡Hola! soy Lorena 👋
Pregúntame, estoy aquí para asesorarte 😊